Columna Hipótesis: Juan Blanco requemado

26 Dic 2019
86 veces

DE PLANO el ex alcalde panista capitalino, Juan Blanco Zaldívar, anda metido en pleno activismo a favor de Morena, al lado de senador morenista Cruz Pérez Cuéllar.

El fin de semana pasado recorrieron varias colonias de la ciudad, en donde repartieron pollo y algunos juguetes. Blanco quien más pinta a Moreno, andaba tan feliz, como en sus años mozos cuando repartía pizzas por toda la ciudad.

Hace una semana el ex alcalde juró y perjuró que seguía siendo panista y que ciertamente estaba en pláticas con Morena por aquello de que le fuera ofrecer un candidato a la alcaldía y sobre todo por la capital.

No hay duda que Juan Blanco sigue siendo panista, el problema es que no está acreditando militancia y aguas, en una de esas provoca su expulsión por andar distribuyendo pollos de Morena.

LO COMPLICADO para la dupla, aunque más para Pérez Cuéllar, quien aún está en las preferencias prelectorales de cara a la gubernatura en el 2021, es la aparición Rafael Romero, es un poderoso empresario del ramo petrolero muy cercano al presidente Andrés Manuel López Obrador.

Resulta que Romero se había mantenido fuera de la aspiración, pero ya saben quién le picó las costillas y ahora perecería que sólo es cosa de que el empresario diga que y la candidatura vendrá como por arte de magia.

Esa es la impresión que desde el Cerro Grande y hasta la ciudad d México, tierra del gran Tlatoani.

Desde luego que Cruz Pérez Cuéllar, quien ciertamente presenta mayor activismo de los aspirantes y el propio empresario no son los únicos que va por la silla que ocasionalmente utiliza el gobernador Javier Corral en Palacio de Gobierno.

A saber, en la lista estaría el propio súper delegado, Juan Carlos de la Rosa, el alcalde de Cuauhtémoc, Carlos Tena, Víctor Quintana Silveyra, que siempre quiere y hasta el profesor Martín Chaparro que también en medio del baile, levantó la mano.

EL CONGRESO del Estado se auto-aprobó más de cien millones de pesos que ejercerán el próximo año, y que arroja una suma global de 500 millones de pesos en número cerrados.

Nadie sabe para qué tantos millones de pesos, cuando son los mismos y hacen lo mismo.

Desde que 100 millones de pesos es un pago directo del otro poder por algunos favorcillos recibidos, más otros que seguramente vendrá, en lo que conocer el maiceo legislativo.

El Congreso de Chihuahua no es de los más grandes del país, pero sí uno de los caros y cabría la preguntar si vale la pena por su trabajo calidad y un oneroso presupuesto, en medio de esta cosa que algunos le llaman austeridad.

Columna Hipótesis de www.acento.com.mx 

Valora este artículo
(0 votos)

 

Diario digital informativo, noticias locales, nacionales e internacionales.

 

Galería de Fotos